facecity

Foros para tratar todo tipo de temas y en donde podrá hacer amigos o conocer gente, participar en multitud de actividades y juegos online.


El perfil de los “dejados”

Comparte
avatar
jimo
VIP
VIP

Mensajes : 3321
Puntos : 7196
Fecha de inscripción : 29/05/2010

El perfil de los “dejados”

Mensaje por jimo el 14th Junio 2010, 15:30

“La única vez que mi esposa y yo tuvimos un orgasmo simultáneo fue cuando el juez firmó los papeles de divorcio”, dijo Woody Allen. Mientras que del otro lado del sentimentalismo, Jennifer Aniston ha recordado su quiebre matrimonial con Brad Pitt, señalando: “Me convertí en una Bridget Jones, me tumbaba en el suelo de mi casa y comía helado sin parar”.

Dicen que la vida adulta no comienza hasta que se experimenta la separación con alguien. “A partir de ese momento se aprende que ése es el juego del amor cuando llega a su final. No existe el común acuerdo aunque se llegue a un acuerdo en común. Siempre hay alguien que deja y otro que es dejado”, comenta Esther Feldman, autora argentina de libros como “Amados y amantes”, en su nuevo trabajo “Rupturas” (Grijalbo).

Conciente de que bajo un mismo hecho, un quiebre amoroso, la naturaleza humana enseña personalidades bastante variopintas, Feldman decidió recopilar historias de una de los episodios más tristes que cualquier corazón cruce en su vida, y que saca a relucir partes de una que a veces sorprenden gratamente, u otras que hunden más en la tristeza.

“Este libro está inspirado en la historia de una mujer que me escribió para contarme el más triste de los abandonos. La dejó su amante. Y es la variante más triste porque es la única que no se puede llorar”, comenta la autora antes de asegurar que no se sabe quién es uno hasta que no sufre por amor y no se es parte de ese grupo, el políticamente correcto, el que siempre es víctima de las vicisitudes románticas, los dejados. ¿Quién eres tú?

1.- Los eternos abandonados: Durante su relación, vieron a su pareja como si fuera un dios, vivieron por y para ella. Aún así, los dejaron, y para la suerte del dejador, él o ella guardará silencio mientras escucha las razones de por qué la relación se ha acabado y se alejará, esperando secretamente que su ahora ex, lo/la llame para aclarar y arreglar todo. Pero tras meses de espera y constatar que él o ella no volverá, entrará en un profundo luto y entrará en un espiral de venganza. Sin embargo, no hará nada más que hundirse. “No hay manera de que un eterno abandonado mueva una sola de sus fichas. Simplemente porque cree que no las tiene. Se siente tan vacío e incapaz, que piensa que cualquier cosa que haga será para peor. Por ende, no hace nada”, comenta Feldman, quien clasifica esta especie de dejado como un “heridanarcisistus in eternum”.

2.- Los livin’ la vida loca: Una vez que la separación es un hecho, la autora describe a este dejado como uno de los que no se queda en la casa, “ni de los que se deprimen, y mucho menos de los que tratan de ser reaceptados”. Jamás se les verá dando pena comiendo en exceso ni ebrios, recordando cuál era la canción favorita del ex. “Esta clase de dejados hace honor a su nombre y se dedica a vivir la vida loca. Bajan de peso, cambian de vestuario (...) Se van solos de viaje y se dedican a experimentar con todas las sustancias permitidas y prohibidas que se pongan en su camino”, dice Feldman. Están radiantes y, al parecer, no es sólo por pose.

3.- Los insistentes: Con ellos no existen las sutilezas que no demuestren cuán interesados están en su ex. Ellos quieren dejar en claro que su objetivo es estar con su anterior pareja y para eso se agarrarán firmemente de la cotidianeidad que tenían, haciendo llamadas periódicas y marcando presencia en eventos importantes de la vida del otro. El objetivo es que su ex sepa que están ahí para cuando se den cuenta que separarse fue un error. Son los reyes de los que logran las cosas por cansancio. “No tienen pudor, ni autoestima, ni hacen cálculos”, cometa la escritora. Simplemente, mantienen su amor y esperan estoicos.

4.- El falso dejado: Se trata de hombres y mujeres cobardes que, para no cargar con culpas posteriores, hacen lo que esté a su alcance para que sea la otra persona la que termine con ellos. Para eso, hay signos claros que Feldman describe para reconocer a este tipo de parejas. De partida, son pasivo-agresivos, entiéndase esto como alguien que suele “agredir al otro con una sonrisa, sin levantar jamás la voz y haciendo que el otro parezca algo así como un loco que ve fantasmas donde no los hay”. El falso dejado sabe lo que le molesta a su pareja, y lo hace; no discute y hasta encuentra la razón cuando le hablan de los problemas en la relación, aunque nunca se hace cargo de lo conversado, así que no cambia.

5.- Los negadores: No importa que encuentren a su pareja con las manos en la masa (con otra persona, en la cama y sin ropa), o que la relación vaya en caída libre hacia un pantano de recriminaciones, indiferencia, y hostigamiento. Para ellos, todo está bien porque no ven los problemas, haciendo del lema “no hay mejor ciego que el que no quiere ver”, su forma de vida. Es sumamente difícil terminar con ellos, ya que aseguran estar pasando por el mejor momento con su pareja y, de verdad, creen que es así. Incluso son capaces de mantener unilateralmente una relación que hace meses acabó, comprando cosas para dos, dejando intactas las fotos de pareja en la casa y sin comentarle a nadie que ahora vive solo/a y que su ex está con otra persona. Aún así, sienten culpa si les atrae alguien, porque creen que están engañando a su anterior pareja.

6.- Los perdedores seriales: Feldman los describe como personas que “no buscan parejas acordes a sus necesidades, a su forma de vida o a su nivel socioeconómico. (...) Se equivocan por exceso o defecto. (...) Se enamoran de lo que no son y que en algún lugar les gustaría ser; pero como no se puede escapar a la propia naturaleza, esa diferencia termina arruinando a la pareja”. Suele tratarse de personas obsesivas, que de mayor colecciona fracasos amorosos. Sabe que una relación no tiene por dónde resultar, pero aún así se lanza a la aventura que, como las otras, terminará mal. Generalmente viven la reciente ruptura con la misma intensidad dramática que la primera que tuvieron en sus vidas.

7.- Los dejados románticos: “Primos cercanos de los eternos abandonados, este tipo de dejados se escapa de la literatura y los boleros para dedicar su vida a esperar el regreso de su amor”, comenta la autora, para detallar la personalidad de este ser que, en mitos, es representado por el que espera en el puerto el regreso de ese amor del que no sabe si se quedó a vivir en otra ciudad o está siendo digerido por un tiburón. Él o ella espera, no más, mientras, en este presente ingrato, se agarra con uñas y dientes a la esperanza que le permite seguir viviendo: su amor volverá. Curiosamente, Feldman afirma que encontró más casos de mujeres en esta categoría.


_________________



Dejalos que hablen disfruta el momento

    Fecha y hora actual: 23rd Octubre 2017, 08:16